Uno de los valores añadidos que ofrecemos en nuestra empresa de venta de fuelles artesanos en Navarra es, precisamente, su tradicional proceso de fabricación. Y es que la artesanía, sea del artículo que sea, ofrece una calidad y vida útil mucho más prolongada en términos generales que los productos realizados con procesos automáticos y máquinas.

De cómo es en general el proceso de fabricación de un fuelle artesano que realizamos en Manufacturas de Vega Artesanos del Fuelle vamos a hablar en las siguientes líneas de esta entrada, partiendo de la premisa de que dependiendo del fuelle en cuestión puede haber diferencias más o menos importantes en el proceso.

Lo primero es la elección de la madera. Los hay de madera de pino y skay, de haya, de castaño con cuero y cañón de latón torneado, entre otros materiales, ya que en función del uso que se quiera dar a los fuelles artesanos en Navarra, recomendamos uno u otro. No es lo mismo un fuelle destinado a su uso tradicional en chimenea que el que vaya a ser empleado únicamente como objeto decorativo para un regalo, por poner dos ejemplos.

El primer paso del proceso es regruesar la madera y preparar unas planchas de unos 30 mm. de grosor, para después hacer la forma de la plantilla, con forma de corazón estrecho en su parte inferior y con mangos en la superior, que se divide en dos partes iguales quedando dos planchas o piezas exactas de 15 mm. de grosor. A una parte se le hacen tres agujeros, que es por donde entrará el aire, y después se le pone el fuelle con una badana o cuero fino, para acabar poniendo el caño o pitorro por donde se expulsa el aire.