Una vez que ya has dado el paso y tienes en tu hogar una chimenea, nos surge la pregunta de cómo cuidarla y limpiarla adecuadamente. Usar fuelles para chimeneas Madrid en centro es una de las claves que te damos para que te resulte sencillo y rápido.

Limpiar bien una chimenea de leña es importante, ya que existen sustancias como el hollín que una vez adheridas a las paredes provocan que la extracción de humos no sea la correcta. Por lo tanto, lo recomendable es limpiarla a fondo antes de empezar la temporada de frío y poner en funcionamiento la misma. Al cabo de unos meses, cuando finalice la época de uso, debemos dedicar de nuevo un rato a dejarla a punto.

Existen diferentes métodos deshollinadores, además de fuelles para chimeneas Madrid en centro, recomendados para la correcta limpieza de la chimenea. El primero de ellos es el método de la grava, que consistente en llenar una bolsa con grava y atarla a una cuerda. Más tarde la dejamos caer por la chimenea golpeando así las paredes de la misma y llevándose consigo el hollín.

Otro método muy popular es el de el cepillo de alambre, que se basa en atar dicho cepillo a un brazo extensible y raspar de arriba hacia abajo las paredes de la chimenea. Es importante que para cualquiera de los dos métodos anteriores nos equipemos con ropa vieja, gafas protectoras y mascarillas.

Por último, tenemos el tronco deshollinador, un innovador método de limpieza de chimeneas que, si bien no es completo, puede servirnos para hacer un buen mantenimiento de la misma. Estos troncos están tratados con unas sustancias químicas que hacen que la creosota se desprenda convirtiéndose en cenizas.

Si quieres que tu chimenea esté a pleno rendimiento, en Manufacturas de Vega Artesanos del Fuelle recomendamos estos sencillos trucos para el mantenimiento y cuidado de la misma.